Chaya (Cnidoscolus Chayamansa)

Arbusto de Chaya

Es conocida también como chay, chaycol, k’ek’enchay, xchay (lengua maya). La chaya tiene su origen en el sureste de México, especialmente la península de Yucatán, y Guatemala, y actualmente su cultivo y uso se ha extendido a otros estados de la República que poseen clima cálido, a varios países de Latinoamérica y al Sur de los Estados Unidos. En Yucatán constituye un elemento muy común en patios y jardines, como planta de ornato, para dar sombra y refrescar el ambiente, además de ser conocida y aprovechada desde tiempos ancestrales de la cultura maya por sus propiedades alimenticias, medicinales y culinarias. Su popularidad sigue en ascenso en muchos lugares debido sin duda a la facilidad de su cultivo y a sus numerosas bondades.

La chaya es también conocida como “árbol espinaca” debido a que sus hojas son comestibles y se aprovechan de modo similar al de los vegetales de hoja como la espinaca; se trata de un arbusto de hasta 5 metros de altura, de tupido y hermoso follaje color verde oscuro, con hojas de largos pecíolos, de tres o cinco lóbulos, flores pequeñas, de color blanco; la chaya se reproduce fácilmente mediante esquejes. Los tallos jóvenes son lustrosos y gruesos pero frágiles y quebradizos. Su cultivo es fácil dado que no exige grandes cuidados ni abonos especiales. Los riegos moderados, el sol intenso y el clima cálido favorecen su rápido desarrollo. Es conveniente protegerse las manos con guantes al cortar o manipular las hojas vivas de chaya, ya que la mayoría de las variedades secretan una sustancia urticante cuyo contacto provoca ardor muy molesto en la piel.

Se ha comprobado científicamente el valor nutritivo de la chaya; se sabe actualmente que es rica en diversos nutrientes entre los que se cuentan: proteínas, vitaminas A y C, niacina, riboflavina y tiamina, minerales como calcio, hierro y fósforo, por lo que constituye una planta de gran importancia para la alimentación humana en los lugares donde crece ya que representa una alternativa económica y nutritiva a otros vegetales de hoja. Estudios científicos han demostrado que la chaya es más nutritiva que algunas verduras de hoja como la espinaca, el repollo chino y  la lechuga *. En Yucatán la chaya se emplea en muchos platillos tradicionales como tamales, guisos, bebidas, etc. Por lo general se consume cocida, pues la cocción elimina rápidamente el glucósido cianogénico, un compuesto que libera dentro del organismo cianuro de hidrógeno, que es un veneno.  Se debe evitar el uso de recipientes de aluminio para preparar la chaya pues puede reaccionar con este metal y volverse tóxica. Algunas personas aseguran que pueden tomarla cruda licuada, en bebida, con jugo de limón o de piña, o en ensalada, sin notar efectos adversos; esto tal vez se debe a que existen diversas especies y subespecies de chaya, unas menos tóxicas que otras. Si no conocemos con certeza las propiedades de la chaya que vamos a ingerir, lo más seguro es cocerla.

No he encontrado mucha información clara acerca de las diversas especies de chaya, pero mi experiencia personal en el uso de la que aparece en las imágenes de este artículo y que es la más común en Mérida, Yucatán, es que algunas veces he utilizado el jugo crudo para preparar refresco, con jugo de limón, y no he notado ninguna reacción adversa (cocida la como a diario). Parece ser que la especie llamada cnidoscolus aconitifolius  es la que poseen mayor toxicidad; esta planta se distingue por tener hojas angostas y puntiagudas, semejantes a las del acónito (de allí su nombre), o a las de la papaya.

También se atribuyen a la chaya muchas propiedades curativas, aunque estas afirmaciones están más avaladas por la práctica y testimonios de la gente, que por estudios científicos. Se le emplea para enfermedades del riñón como piedras e inflamación, como diurético, contra la obesidad, diabetes, reumatismo, hemorroides, acné, estreñimiento, colitis, gastritis, problemas circulatorios, osteoporosis, colesterol alto, presión alta de la sangre y para estimular la lactancia; para aprovechar sus beneficios medicinales se recomienda tomar el té de las hojas (un par de hojas medianas por litro, cocerlas durante 5 minutos), dos o tres tazas al día, antes de los alimentos, por el tiempo que sea necesario hasta notar el alivio a las dolencias. El látex de los tallos se emplea para quitar verrugas y las hojas cocidas, en emplasto, para madurar abscesos y granos.

http://www.hort.purdue.edu/newcrop/proceedings1996/v3-516.html

Hoja de Chaya

Flores de Chaya

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ana Maria Gil
    May 13, 2013 @ 22:38:55

    Esa planta no es la misma Chayota? si pudieran publicar el fruto

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: