Tomate Silvestre (Lycopersicon Esculentum, Var. Cerasiforme)

Tomate Silvestre (Lycopersicon Esculentum var. cerasiforme)

Tomate Silvestre (Lycopersicon Esculentum, variedad Cerasiforme).- Por su pequeño tamaño y color rojo brillante, también se le conoce como tomate cherry o tomate cereza (cherry tomato en inglés), aunque este nombre también se aplica a  muchas variedades de tomates pequeños híbridos, de cultivo, de diferentes colores, desde el rosa, rojo y púrpura hasta el amarillo. El tomate silvestre crece en muchas regiones tropicales de México. Sus pequeños frutos son comestibles, de sabor menos ácido y más dulce que las variedades ordinarias de cultivo, y poseen alto valor alimenticio, especialmente por su contenido en vitaminas C y E y el pigmento rojo lycopeno, de propiedades antioxidantes, que previene el cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Aunque habitualmente es una planta silvestre, también se le cultiva y sus frutos son apreciados por su sabor especial, sobre todo para consumirlos crudos, en ensaladas y guarniciones de diversos platillos. Las plantas de tomate silvestre poseen mayor resistencia al calor, lo cual es una gran ventaja, ya que en los climas muy calurosos, las variedades de tomates grandes  son difíciles de cultivar.

Se prestan a ser sembrados en macetas, en una terraza o balcón, en algún sitio donde reciba abundante luz pero que no esté demasiado caliente. Como al crecer sus tallos se alargan y se hacen débiles, requiere algún tipo de soporte como una vara (tutor) o una cerca, así como proteger la planta de vientos fuertes. Aunque sus frutos son pequeños (de entre 1 y 3 centímetros de diámetro), los produce en numerosos racimos de seis o siete tomates, lo cual le da buen rendimiento. Es resistente a las plagas de insectos, hongos y virus por lo que no exige demasiados cuidados a excepción de el riego y algún abono ocasional.

Oreganón (Plectranthus Amboinicus)

Oreganón

El oreganón es una planta herbácea perenne, robusta, de hojas carnosas y muy olorosas,  cuyo aroma se asemeja mucho al del orégano común. Es muy conocido y utilizado en el sureste de México.

Esta planta tiene muchos otros nombres comunes en diversos países donde se le cultiva y utiliza: orégano francés, menta mexicana, orégano indio, orégano brujo, etc. En inglés se le conoce también por varios nombres: spanish thyme, cuban oregano, indian borage, mexican mint, etc. El oreganón es originario de África; actualmente ha sido introducido en numerosos países de todo el mundo. Es una planta notable por su gran utilidad, ya que se le emplea como hierba culinaria para sazonar diversos platillos, hierba medicinal, planta de ornato e incluso es útil por su valor alimenticio. Su cultivo es fácil, así como también su reproducción por medio de esquejes que arraigan con rapidez.

Por la gran similitud de su sabor y aroma, suple con ventaja al orégano común como condimento. Cocido o crudo, fresco o seco, se le puede emplear picado para sazonar pizzas, pastas, carnes, pescados, ensaladas, etc.

Como planta medicinal goza de alta estimación, pues es reconocida por su utilidad en casos de tos crónica, bronquitis, asma y otras afecciones respiratorias, artritis reumatoide, epilepsia, convulsiones, hipo, dolor de estómago, de oídos, cólicos, fiebre, flatulencia, cálculos renales y biliares, contra diversas infecciones causadas por hongos y bacterias, diarrea, parásitos intestinales, etc.; protege el hígado y riñones, es antiinflamatoria y sedante (ayuda a tranquilizar los nervios y favorece el sueño). Se le emplea ampliamente en la medicina tradicional de muchos países tropicales, y actualmente es objeto de diversos estudios científicos por sus promisorias cualidades medicinales.

Oreganón (Plectranthus Amboinicus)

Sábila (Aloe Vera, Aloe Barbadensis)

Sábila en Floración

La sábila es una planta perenne, cuyas hojas crecen alrededor del tallo a manera de roseta y se asemeja mucho a un maguey (agave), aunque la primera pertenece a otra familia de plantas (liliáceas). Es originaria de África y prospera en climas calurosos (no resiste las heladas). En México se le ha cultivado y utilizado como planta medicinal y de ornato desde la época colonial. Actualmente se le encuentra en muchos países de todo el mundo.

La sábila, aloe o áloe posee extraordinarias propiedades benéficas para la salud que han sido conocidas y aprovechadas desde la remota antigüedad. Este artículo solo tiene el propósito de dar un vistazo a sus beneficios y manera de consumirla, pues son tan numerosos sus usos que se requeriría un libro para detallarlos. Entre las numerosas propiedades terapéuticas que se le atribuyen podemos contar las siguientes: antibiótica, aperitiva, analgésica, antiinflamatoria, antiviral, antiséptica, cicatrizante, depurativa, desintoxicante, nutritiva, regenerativa, digestiva, estimulante de la función biliar y la matriz, laxante, purgante, sedante, etc.

Uso Interno

Es útil para problemas digestivos como indigestión, dolor de estómago, estreñimiento, gases, colitis, etc. En general, es un excelente depurativo para todo el cuerpo ya que promueve la eliminación de toxinas y materias de desecho. Remedio excelente también para afecciones respiratorias como tos, bronquitis, resfriados, catarro, etc. También ha dado buenos resultados en enfermedades del hígado, riñones y vejiga urinaria. Es emenagogo (ayuda a bajar la menstruación), y calma los cólicos durante la regla. Se emplea para bajar la fiebre y combatir infecciones causadas por bacterias y hongos. Como analgésico: para dolores de cabeza, de muelas, musculares, etc.

Por ser estimulante uterino, su uso durante el embarazo debe evitarse por completo. Tampoco se recomienda su ingesta durante la lactancia ni en niños menores de doce años.

Su valor para la salud no es solamente medicinal sino nutricional; contiene numerosas vitaminas, (especialmente del complejo B) y minerales, así como aminoácidos (que el cuerpo emplea para elaborar las proteínas y como fuentes de energía), y por ello se emplea como reconstituyente y suplemento alimenticio. No tiene incompatibilidad con prácticamente ningún alimento, por lo que se puede mezclar con las comidas y bebidas, especialmente jugos de frutas y vegetales para aumentar el valor alimenticio de estos.

Cómo se toma.- La sábila se puede utilizar como bebida para aprovechar sus numerosas cualidades alimenticias y depurativas. Esta bebida se conoce como jugo de sábila, aunque en realidad se trata de un extracto acuoso del jugo. Esta bebida se prepara de la siguiente manera:

Corte una hoja grande de sábila o dos pequeñas; lávela bien con agua y frotándola con un cepillo; coloque las hojas sobre un plato o charola durante una hora para que se escurra la savia amarilla por la parte del corte; remueva las espinas que hay en los bordes con un cuchillo bien afilado  y después quite con el mismo la capa superior de piel rígida; después se puede desprender el gel de la capa inferior de piel con una chuchara. Esta parte es la que se emplea. Se muele el gel en la licuadora con algo de agua de botellón.; se vierte dentro de un frasco de vidrio de un litro y se llena con agua. Se mete al refrigerador durante al menos ocho horas. Después se agita bien y se cuela el líquido en una jarra y ya está listo para beberse. Puede volver a poner la pulpa molida en el frasco y volver a llenarlo con agua y meter de nuevo al refrigerador por otras ocho horas; esto se puede repetir con la misma hoja por hasta una o dos veces. Después se debe desechar y emplear una nueva hoja.

La sábila también se puede emplear para uso interno tomándola en trocitos de gel (o sea la parte transparente, una vez escurrida la savia amarilla o acíbar).

Aloe Vera

Trozo de hoja abierto, mostrando el gel

Acíbar

Nota sobre la savia amarilla o acíbar: este líquido contiene una sustancia llamada aloína que si bien posee propiedades medicinales notables como estimulante de la vesícula biliar y purgante, entre otras, es también riesgosa de emplear pues hay estudios que revelan que podría ser cancerígena si se emplea a dosis altas. Su uso medicinal debe ser ocasional y siempre supervisado por algún terapeuta que conozca bien su manejo.

Uso externo

Externamente la sábila tiene uso medicinal y cosmético. Se utiliza el gel y la savia transparente o baba para tratar heridas, quemaduras, golpes, raspones, úlceras, várices, enfermedades de la piel, fortalecer el cabello, etc. Es importante señalar que en lesiones donde la piel esté abierta solo se debe aplicar una capa muy delgada del gel o baba de la planta, de manera que retenga poca humedad, de otro modo puede retardar la curación en vez de acelerarla. En golpes, quemaduras leves, raspones, piel irritada, comezón, etc., se puede aplicar un trozo de hoja abierta por la mitad, poniendo la parte que tiene el gel sobre la lesión, sujetándola con una venda o cinta adhesiva. Si la lesión es leve, basta con aplicar la baba.

El uso cosmético de la sábila se ha popularizado mucho en las últimas décadas, aunque es conocido desde la antigüedad. Se le aprovecha actualmente para la elaboración de numerosos productos para embellecer la piel y el cabello.

Un sencillo modo casero de emplear la sábila para suavizar, humectar y nutrir la piel es frotar ésta con un trozo de gel o untarla con la baba transparente; dejarla sobre la piel media hora aproximadamente, enjuagar y aplicar la crema humectante de costumbre. Antes de aplicar la sábila, la piel debe estar bien lavada. Se puede realizar esta aplicación una vez al día, durante un par de semanas y luego suspenderla otras dos.

Chaya (Cnidoscolus Chayamansa)

Arbusto de Chaya

Es conocida también como chay, chaycol, k’ek’enchay, xchay (lengua maya). La chaya tiene su origen en el sureste de México, especialmente la península de Yucatán, y Guatemala, y actualmente su cultivo y uso se ha extendido a otros estados de la República que poseen clima cálido, a varios países de Latinoamérica y al Sur de los Estados Unidos. En Yucatán constituye un elemento muy común en patios y jardines, como planta de ornato, para dar sombra y refrescar el ambiente, además de ser conocida y aprovechada desde tiempos ancestrales de la cultura maya por sus propiedades alimenticias, medicinales y culinarias. Su popularidad sigue en ascenso en muchos lugares debido sin duda a la facilidad de su cultivo y a sus numerosas bondades.

La chaya es también conocida como “árbol espinaca” debido a que sus hojas son comestibles y se aprovechan de modo similar al de los vegetales de hoja como la espinaca; se trata de un arbusto de hasta 5 metros de altura, de tupido y hermoso follaje color verde oscuro, con hojas de largos pecíolos, de tres o cinco lóbulos, flores pequeñas, de color blanco; la chaya se reproduce fácilmente mediante esquejes. Los tallos jóvenes son lustrosos y gruesos pero frágiles y quebradizos. Su cultivo es fácil dado que no exige grandes cuidados ni abonos especiales. Los riegos moderados, el sol intenso y el clima cálido favorecen su rápido desarrollo. Es conveniente protegerse las manos con guantes al cortar o manipular las hojas vivas de chaya, ya que la mayoría de las variedades secretan una sustancia urticante cuyo contacto provoca ardor muy molesto en la piel.

Se ha comprobado científicamente el valor nutritivo de la chaya; se sabe actualmente que es rica en diversos nutrientes entre los que se cuentan: proteínas, vitaminas A y C, niacina, riboflavina y tiamina, minerales como calcio, hierro y fósforo, por lo que constituye una planta de gran importancia para la alimentación humana en los lugares donde crece ya que representa una alternativa económica y nutritiva a otros vegetales de hoja. Estudios científicos han demostrado que la chaya es más nutritiva que algunas verduras de hoja como la espinaca, el repollo chino y  la lechuga *. En Yucatán la chaya se emplea en muchos platillos tradicionales como tamales, guisos, bebidas, etc. Por lo general se consume cocida, pues la cocción elimina rápidamente el glucósido cianogénico, un compuesto que libera dentro del organismo cianuro de hidrógeno, que es un veneno.  Se debe evitar el uso de recipientes de aluminio para preparar la chaya pues puede reaccionar con este metal y volverse tóxica. Algunas personas aseguran que pueden tomarla cruda licuada, en bebida, con jugo de limón o de piña, o en ensalada, sin notar efectos adversos; esto tal vez se debe a que existen diversas especies y subespecies de chaya, unas menos tóxicas que otras. Si no conocemos con certeza las propiedades de la chaya que vamos a ingerir, lo más seguro es cocerla.

No he encontrado mucha información clara acerca de las diversas especies de chaya, pero mi experiencia personal en el uso de la que aparece en las imágenes de este artículo y que es la más común en Mérida, Yucatán, es que algunas veces he utilizado el jugo crudo para preparar refresco, con jugo de limón, y no he notado ninguna reacción adversa (cocida la como a diario). Parece ser que la especie llamada cnidoscolus aconitifolius  es la que poseen mayor toxicidad; esta planta se distingue por tener hojas angostas y puntiagudas, semejantes a las del acónito (de allí su nombre), o a las de la papaya.

También se atribuyen a la chaya muchas propiedades curativas, aunque estas afirmaciones están más avaladas por la práctica y testimonios de la gente, que por estudios científicos. Se le emplea para enfermedades del riñón como piedras e inflamación, como diurético, contra la obesidad, diabetes, reumatismo, hemorroides, acné, estreñimiento, colitis, gastritis, problemas circulatorios, osteoporosis, colesterol alto, presión alta de la sangre y para estimular la lactancia; para aprovechar sus beneficios medicinales se recomienda tomar el té de las hojas (un par de hojas medianas por litro, cocerlas durante 5 minutos), dos o tres tazas al día, antes de los alimentos, por el tiempo que sea necesario hasta notar el alivio a las dolencias. El látex de los tallos se emplea para quitar verrugas y las hojas cocidas, en emplasto, para madurar abscesos y granos.

http://www.hort.purdue.edu/newcrop/proceedings1996/v3-516.html

Hoja de Chaya

Flores de Chaya

Pápalo o Papaloquelite (Porophyllum Ruderale)

Papaloquelite

Pápalo o Papaloquelite (Porophyllum ruderale) .- Su nombre común proviene del náhuatl, y significa “hierba comestible mariposa” porque la forma de sus hojas recuerda la de las alas de este insecto. Nombres en maya: Pech’uk, xpech uk’il. Esta planta herbácea, de hojas aromáticas crece silvestre en muchas regiones del país, entre ellas Yucatán, pero también se le cultiva en varios estados, pues forma parte de los ingredientes de muchos platos tradicionales; se le utiliza como condimento en salsas y guisos; su sabor y aroma así como cualidades digestivas se asemejan a las del cilantro, por lo que suele emplearse en sustitución de este. Suele alcanzar una altura promedio de 40 cm. aunque en climas cálidos llega a medir hasta 2 metros.

Como planta medicinal se recomienda su uso en enfermedades del hígado como congestión, cálculos de la vesícula, falta de bilis e ictericia. Para estos trastornos se toma el cocimiento hecho con hojas de papaloquelite y de naranjo. Posee propiedades como emenagogo (estimula la matriz para hacer bajar la regla) y por esta misma razón no se debe emplear durante el embarazo; tampoco se debe usar durante la lactancia pues se pasa a la leche alterando la digestión del bebé. También es útil como laxante, para algunos problemas digestivos, presión alta de la sangre y ataques de epilepsia. No se recomienda su uso en niños pequeños (menores de siete años).

Chan o Chía Cimarrona (Hyptis Suaveolens)

Chan (Hyptis Suaveolens)

Chan o Chía Cimarrona (Hpytis Suaveolens).- En maya se llama Xoolte’ xnuuk y en inglés Wild Spikenard o Pignut. Planta silvestre aromática, de la familia de las lamiáceas, que alcanza a crecer hasta metro y medio de altura, propia de climas cálidos y templados; sus flores son pequeñas, de color rosa o violáceo, semejantes a las de la albahaca. Sus tallos están cubiertos de pelillos rígidos y tupidos. En muchos lugares se le considera una maleza invasiva y dañina, pero lejos de ello, es en realidad no solamente una planta medicinal sino que sus semillas tienen notable valor nutritivo, además de poseer cualidades insecticidas y antifungales (se aplica el jugo de las hojas contra el pie de atleta).

La infusión de sus hojas y tallos tiene varios usos medicinales: se emplea como estimulante de la digestión, carminativo, antiséptico, antiinflamatorio, analgésico, lactogogo (estimula la lactancia),  sudorífico, febrífugo, para la diabetes, catarros, diarrea, enfermedades de la matriz y cáncer, repelente de moscos (aplicado sobre la piel), sedante (contra el insomnio y nerviosismo). Para el dolor de cabeza se ponen las hojas en las sienes. Para mordidas de víbora, se aplican como cataplasma en lugar afectado. En varios lugares de Centroamérica se prepara una bebida refrescante y nutritiva poniendo a remojar las semillas en agua durante algunas horas.

La hoja seca pulverizada se puede mezclar con semillas de diversos granos para evitar que se infesten de hongos e insectos.  La cualidad insecticida y repelente de su aceite esencial podría ser aprovechada para elaborar productos ecológicos para abatir la plaga de mosquitos y reducir la incidencia de enfermedades transmitidas por éstos, como el dengue y el paludismo.

Artículo sobre el valor nutritivo de la semilla de Chan.

Flores de Hyptis Suaveolens

Hyptis Suaveolens -Vista de la Planta completa

Naranja Agria (Citrus Aurantium)

Naranjas agrias madurando bajo el sol otoñal, en Yucatán

Naranja Agria (Citrus Aurantium).- También se le conoce en español como naranja amarga; en inglés como bitter orange. En maya se llama suuts’ pak’aal. Es un árbol originario de Asia, cuyo fruto es utilizado ampliamente en muchos lugares del mundo tanto para el aprovechamiento de su valor alimenticio y medicinal, como para la elaboración de perfumes, agua de azahar, licores como el curazao, mermeladas, confituras y aceite esencial. En Yucatán se cultiva ampliamente esta variedad de naranja y su jugo se utiliza principalmente para la preparación de la cochinita pibil, plato tradicional de la región. Algunas personas también la emplean para preparar refresco.

Las propiedades medicinales de la naranja agria son muy numerosas, especialmente de la cáscara.  Es útil para ayudar a quemar la grasa corporal excesiva y perder peso, sin afectar los músculos, pues acelera el metabolismo. Se emplea también para curar enfermedades respiratorias, resfriados, insomnio, colitis,  estreñimiento, insuficiencia renal y hepática, fortalecer los vasos sanguíneos, eliminar parásitos intestinales y tumores, prevenir el cáncer. Se recomienda moderar su uso si se padece de presión alta de la sangre y durante el embarazo.

Se pueden aprovechar su propiedades medicinales tomándola en té, que se prepara de modo muy sencillo con la cáscara de una naranja, bien lavada, desmenuzada si es posible con la picadora eléctrica. Se vierte en ¾ de litro de agua hirviendo y se cuece a fuego lento durante unos minutos. Se deja enfriar, se cuela y se sirve endulzado con miel o azúcar mascabado, antes de las comidas. Se le puede añadir también un poco del jugo de la misma naranja para aumentar su valor medicinal y nutritivo. El té de las hojas y flores es un remedio útil para el insomnio y dolor de estómago.

El jugo de la naranja agria es excelente remedio para problemas respiratorios como tos, bronquitis y resfriados así como para colitis e indigestión. La mejor manera de tomarlo es en ayunas o al menos dos horas después de las comidas; se pone un cuarto de vaso de jugo de naranja agria y se llena con agua, sin endulzar. Tomar con un popote para evitar que el ácido maltrate los dientes.

Así mismo, el jugo de la naranja agria es excelente para quitar la irritación causada por picaduras de insectos como mosquitos, avispas, abejas, así como por jugos de algunas plantas como la chaya, el maguey morado, el chechén, etc. Se debe aplicar el jugo abundantemente sobre la lesión lo más pronto posible. A falta de naranja agria, también se puede emplear jugo de limón.

Para trastornos respiratorios como tos y bronquitis, es muy útil hacer vaporizaciones poniendo trozos de cáscara de naranja agria fresca o seca en el colador de una vaporera; se calienta al vapor hasta que hierva por un rato el agua; al apagar y destapar la olla, los aceites esenciales de la cáscara se volatilizan y al aspirarlos llegan directamente a todo el aparato respiratorio, como bálsamo y antiséptico.

Anteriores Entradas antiguas